Follow by Email

jueves, 5 de mayo de 2011

SACERDOTES IRLANDESES EN ARGENTINA


Sacerdotes Irlandeses en Argentina

María González Rouco

El sacerdote dominico Antonio D. Fahy nació en 1805; falleció en Buenos Aires en 1871. Arribó "a Buenos Aires en 1844 para actuar como capellán de la comunidad irlandesa en el país. En 1848 fundó el Sanatorio de Inmigrantes Irlandeses e impulsó la llegada de sacerdotes de ese origen a la Argentina. En 1864, Antonio Fahy fue designado en el cargo de canónigo honorario de la Catedral de Buenos Aires" (1).

"Los primeros inmigrantes irlandeses llegan al Río de la Plata a fines del siglo XVIII y principios del XIX. La reunión de una Sociedad Católica Irlandesa aparece por primera vez e el año 1830. A partir de 1844, no se cuenta con documentación alguna que certifique la existencia de una institución irlandesa organizada. Es en ese año que llega desde Irlanda el padre Antonio Fahy, figura que cobra singular importancia para la colectividad irlandesa no sólo por su inagotable y férrea tarea evangelizadora, sino por su preocupación y acciones en beneficio de niños, enfermos, ancianos y huérfanos".
"Por su iniciativa surgen una Enfermería para inmigrantes irlandeses, que luego se convertirá en hospital, un colegio orfanatorio para niñas y un convento para las Hermanas de la Misericordia irlandesas. Durante su vida el Padre Fahy se preocupó en forma personal por el sustento de estas obras, en las que colaboraron generosamente los irlandeses más pudientes. El 20 de febrero de 1871 fallece víctima de la fiebre amarilla. Su desaparición dejó un vacío de liderazgo que afectó profundamente toda la vida de la Comunidad irlandesa, de la cual era alma, motor y aliento. Aparecen entonces dentro de la colectividad intentos de organización institucional, que preserven las obras iniciadas y consolidadas por el Padre Fahy" (2).
Ema Wolf y Cristina Patriarca transcriben, en La gran inmigración (3), el testimonio de un irlandés, acerca del Padre Fahy: "La vida de estos inmigrantes se desarrolló únicamente dentro de la comunidad, fieles al principio de que para ayudar a un irlandés nada mejor que otro irlandés. Y por encima de todos ellos como abrazando amorosamente el redil para que no se dispersaran, actuaron los sacerdotes católicos. Entre ellos, el legendario Padre Fahy. Un compatriota lo evocó así: ‘Benditos sean aquellos tiempos cuando el padre Fahy partía de (la ciudad de) Buenos Aires a caballo para visitar a su rebaño de fieles desperdigados. Frecuentemente galopaba de cuarenta a sesenta millas por día, cambiando caballos cuando se le presentaba la oportunidad. Muchas noches dormía en su recado envuelto con su poncho, con el techo de paja de algún rancho sobre su cabeza y a veces nada más que el estrellado cielo de la pampa. Muchas de sus comidas las comía (en lugares) donde el huésped debía tomar la carne con los dedos y usar su propio cuchillo de campo como mejor le pareciese".
"Go west! -relata Teresa Deane- Esa era la consigna del padre Antonio Fahy, uno de los personajes más emblemáticos de la comunidad irlandesa en el país. ‘Entre 1840 y 1850, Fahy recibía a los irlandeses en el puerto de Buenos Aires y los convencía de que se fueran al campo, al Oeste, a criar ovejas. Después los visitaba y los iba casando entre ellos’ " (4).
En 1889 arribó el SS City of Dresden, con alrededor de dos mil pasajeros irlandeses. Ellos se dirigieron a Napostá, cerca de Bahía Blanca, desde donde, en 1891, quinientos veinte colonos regresaron a Buenos Aires, "broken in spirit, uterly destituted". Los adultos quedaron librados a su suerte. Las niñas fueron enviadas al orfanato irlandés y los varones a la primera Fahy School (5).

El Dean Patricio Dillon ocupó, "entre otros cargos el de diputado por la Provincia de Buenos Aires y presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, cargo desde el cual propuso y defendió la conveniencia de que la provincia de Buenos Aires se desprendiera de la Capital".


El 16 de enero de 1875, Dillon fundó The Southern Cross, "primera publicación católica (en ese entonces íntegramente en inglés) que circulara en el Buenos Aires del 1875 y aún lo continúa haciendo. Es la voz de una comunidad fuerte, pionera, que llegó al país cuarenta o cincuenta años antes que las inmigraciones masivas, para anclarse definitivamente en su nuevo destino. En sus ciento veinticinco años de vida, sigue viendo la luz todos los meses. Uno de sus secretos radica, precisamente, en que este periódico (por haber sido sus integrantes desplazados de su propia patria, buscaron afanosamente otra) supo asumir su condición de ser Plenamente argentino y el otro, en el de sostener a lo largo de los años uno de los tesoros más comunes a la cultura irlandesa y a la argentina, que es indiscutiblemente la religión católica. Como tal, este mensuario la ha defendido y difundido y lo sigue haciendo, consciente de su misión".
"Durante todos estos años de generación en generación, se transmitieron los lineamientos e ideales de los iniciadores, haciendo posible que continúe vivo, representando a la comunidad argentino-irlandesa y a todos sus amigos, y nos enorgullece que las séptimas generaciones, están comenzando a tomar la posta para continuar con su misión de formación e información, manteniendo nuestras tradiciones, siendo éstas las bases de nuestra identidad y dignidad".
"El periódico cubre tanto la parte de actualidad como la cultural, social y es la voz de los integrantes de esta comunidad, vivan en la Capital Federal, en el interior de nuestro país o en el exterior, priorizando lo argentino sin desmedro de lo que ocurre en la patria de nuestros ancestros, como así en el resto del mundo. Esta es pues nuestra tarea como católicos, como argentinos y como herederos de la cultura irlandesa" (6).
"En 1879, surge, por primera vez el nombre de Irish Catholic Asociation ("The Irish in Argentina" - Tomás Murray). En esa fecha el Arzobispo de Bs. As. Monseñor León Aneiro, realiza una Asamblea que será el antecedente inmediato de la futura Asociación Católica Irlandesa, finalmente fundada el 5 de junio de 1883, por los auspicios del Dean Monseñor Patricio J. Dillon, capellán de la ciudad de Buenos Aires".
"Esta institución tendrá el poder de administrar no sólo el Orfanatorio Irlandés y el hospital sino toda donación o legado que en el curso del tiempo llegase a ser propiedad de la comunidad Irlandesa. La A.C.I., la más antigua de lacios católicos de Bs. As., desde entonces, estará presente en todas las actividades e iniciativas de la comunidad irlandesa y se constituirá en la entidad lider de los irlandeses y sus descendientes en Argentina. Ingresa en el siglo XXI, celosamente guardiana de las traducciones, fe y patrimonio heredados de sus antepasados e históricamente integrada a la Comunidad Argentina. En las aulas de sus Colegios, Santa Brígida y Monseñor Dillon, se educan cientos de niños y jóvenes, sin distinción de origen. A través de ambos, cumple su alta y actualizada función educativa" (7).
Los Palotinos son una "orden religiosa católica fundada por San Vicente Pallotti en Roma (Italia), en 1835. Entre 1870 y 1900 llegaron a la Argentina unos 10.000 irlandeses, la mayoría de los cuales se instaló en el interior. Junto a esta colectividad arribaron los palotinos, que instalaron sus misiones y colegios en pueblos de la región pampeana. En el barrio porteño de Belgrano R tienen la parroquia San Patricio" (8).
" ‘Ya en los años 50 el padre Fidelius Rush y el asturiano Manolo del Campo organizaban festivales de música y baile celta, pero en el 85 se hizo el Primer Encuentro Pan Celta en el Club Fahy’, recuerda Susana Shanahan, periodista y conductora del Plum Pudding (por el budín de ciruela con whisky, plato típico irlandés), un programa de radio que gira, obviamente, alrededor de la cultura celta. ‘Este auge era un eco de lo que pasaba en el mundo, donde The Chieftains, U2, Clannad o Enya ganaban grandes audiencias’ " (9).
El Colegio Santa Brígida "tiene en nuestra capital una historia ininterrumpida de cien años. Fue fundado y sostenido, en sus comienzos por familias irlandesas radicadas en la campaña, a fin de ayudar a niñas pobres para que adquieran una verdadera educación. El Padre Anthony Fahy, luego de 27 años de esforzado trabajo, fundó un hogar de niñas que funcionó en Riobamba y Tucumán, donde se halla el Colegio La Salle de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. (...) Como la casa de la calle Tucumán con el andar del tiempo resultó insuficiente, la Asociación levantó en 1899, el actual imponente edificio en la calle Gaona 2068. La inauguración fue bendecida por el Arzobispo Monseñor Castellano. La institución solía albergar, mantener y educar doscientas treinta niñas argentinas pupilas de familias modestas, en su totalidad residentes en el interior del país. El Colegio fue dirigido y administrado por las Hermanas de la Misericordia (Sisters of Mercy -fundación irlandesa) hasta el año 1979" (10).
Graciela Montes recuerda a las monjas irlandesas con las que se educó un tiempo, en el Gran Buenos Aires: "Lo oral ocupaba en ese entonces mucho espacio, y no estaba depositado exclusiva ni fundamentalmente, como ahora, en los medios de comunicación masiva (de la radio se escuchaba en mi casa alguna novela, música y los partidos el domingo, y la televisión llegó a casa cuando yo ya tenía ocho años). Me acuerdo de lo que contaban y cantaban mi abuela y mi tía Elvira, como la historia del asno cagador de monedas o el Mariasantanaporquelloraelniño (con esa perdurable imagen de las dos manzanas consoladoras, ‘una para el niño y otra para vos’ ), de las conversaciones en la mesa y de los tangos (mi madre y sus hermanos cantaban y tarareaban tangos en cualquier momento, y los bailaban cuando había fiesta). Sumo a esto la imaginería cristiana, que entró en mi vida más bien tarde, en tercer grado, cuando me cambiaron a una escuela de monjas irlandesas, pero que me impresionó vivamente (a menudo teníamos que dibujar escenas de la Biblia o del martirio de los santos en los cuadernos y se hablaba mucho, y como de algo muy concreto, del infierno y del purgatorio, que se me volvieron visualizables)" (11).


Notas

1, Varios autores: Enciclopedia Visual de la Argentina. Buenos Aires, Clarìn, 2002.
2. S/F: "Historia de la Asociación Católica Irlandesa", en
3. Incluido en Wolf, Ema (texto) y Patriarca, Cristina (investigación): La gran inmigración. Ilustraciones de Daniel Rabanal. Buenos Aires, Sudamericana, 1997. Sexta edición. 226 páginas. (Sudamericana Joven Ensayo).
4. Guyot, Héctor M.: "Sociedad. Irlandeses en la Argentina. Una verde pasión", en La Nación Revista, Buenos Aires, 13 de marzo de 2005. Fotos de Daniel Pessah.
5. Geraghty, Michael John: "Land, lambs, churches... and schools", en Buenos Aires Herald, 15 de septiembre de 1998.
6. S/F: en www.TheSouthernCross.com.ar.
7. S/F: "Historia de la Asociación Católica Irlandesa", en www.santabrigidaesc.edu.ar
8. Varios autores: Enciclopedia Visual de la Argentina. Buenos Aires, Clarìn, 2002.
9. Guyot, Héctor M.: "Sociedad. Irlandeses en la Argentina. Una verde pasión", en La Nación Revista, Buenos Aires, 13 de marzo de 2005. Fotos de Daniel Pessah.
10. S/F: "Cómo nace Santa Brígida", en www.santabrigida.esc.edu.ar.
11. Montes, Graciela: en www.gracielamontes.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada